miércoles, 31 de agosto de 2011

La Vuelta más revuelta...


Chris Horner-Andy Schleck. Dos 
que podrían acabar en el mismo plantel.
Photo: © Rafa Gómez
Hay que ver lo enrevesada que está yendo esta Vuelta 2011. Yo aún no tengo muy claro quién puede salir victorioso. Si acaso, el más fuerte, creo… Pero eso es una obviedad, diréis algunos de vosotros. Pues no tanto. Para mí lo difícil es averiguar quién va a llegar a la Castellana con las suficientes fuerzas de todos los que la carrera ha seleccionado en esta semana y media. De hoy en adelante quedan algunos picos puñeteros en los que tengo claro quien lo puede pasar mal y quien puede recuperar el tiempo perdido. Me pinta, por ejemplo, que hay cuatro favoritos que lo tienen bien (y no por este orden): Wiggins; “Purito”; Nibali y Menchov. Si analizamos uno por uno, creo que todos menos Nibali se han visto mal y bien algún día, tanto en las llegadas como en el manejo de la carrera por parte de sus respectivas escuadras. Y digo que Nibali no, porque para mí ha sido el más regular y el que se ha manejado mejor entre el binomio perder-ganar tiempo frente a los demás.
De Wiggins tengo claro que tiene muchas ganas y puede contar con aliados, pero para mi gusto el Angliru le pesará bastante si no muestra debilidades en otros puertos anteriores. La segunda parte de la crono que hizo fue significativa. En cuanto a Menchov, creo que aún puede mejorar y conseguir, por lo menos, el podio. Aunque en su equipo se encuentra muy mal asistido; Cobo desde luego es el referente que debe utilizar. ¿Qué se puede decir de “Purito”? Pues que ya ha cumplido de cara a la galería (dos etapas no son ninguna bicoca de desprecio), pero claro está: él venía a por el rojo. Luchar es algo que le veremos hacer casi todos los días, y desde lejos, como ya ha avisado. Quizás sea él quien más tiene que perjudicar al resto de favoritos y menos a sí mismo. Si el resto de escuadras no controla los ataques que ha prometido puede hacer mucho daño. Ojalá que así sea. Veremos…
Nuevas noticias surgen también de la posible fusión entre Leopard y RadioShack (o viceversa…) Parece ser que las motivaciones de cada uno son distintas. Los luxemburgueses, por solventar su situación financiera; los americanos por no verse con sólo trece corredores bajo contrato y el patrocinio de la empresa en el aire (además de una media de edad elevada). Y sin embargo, lo que no se ha dejado claro es que hay un tercer beneficiario: Trek. Puesto que ambas escuadras comparten proveedor de material, no han faltado voces que vengan a decir que, en realidad, es la firma de Wisconsin la que promociona mejor la idea de una fusión. Podría ahorrarse la mitad del dinero que pone cada año por ambos equipos. Rebajar esa cifra hasta los 3,5 millones de dólares parece un aliciente muy honorable en este sentido.
En fin, que con tantos equipos saliendo y entrando del panorama cada semana (ver si no el proyecto GreenEdge que se están marcando los australianos), nunca sabemos del todo dónde acaba tal o cual ciclista. Ojalá que no le perdamos la pista (ni la carretera) al pelotón, que en breve dejará de defender los maillots comerciales para verse la cara en los mundiales de Copenhague. La lista española ya está confeccionada a falta de los descartes que José Luis de Santos tiene que hacer. Es esta: Freire, Barredo, Gárate y Luisle del Rabobank; Erviti, Lastras y Rojas del Movistar; Egoi Martinez y Koldo Larrea del Euskaltel;  Flecha del Sky; Reynés del Omega y el correoso Maté del Cofidis.
Ojalá que haya presea esta vez, y no sea de plata o bronce..

jueves, 4 de agosto de 2011

De desgracia en desgracia (y algún destello también)


Riccardo Riccò; demasiado
en lo que pensar y pocos resultados
Photo: © EFE
Estos días de agosto se hacen largos y rarísimos sin saber bien a lo que atenerme; ¿calor o frío? Es como si ya hubiese llegado septiembre de forma precipitada. No me atrevo a coger mi “flaca” por miedo a que me caiga un chaparrón en mitad de la ruta o que se forme una ventolera en forma de tormenta. Si os digo la verdad, me avergüenzo de estar haciendo rodillo en el salón de casa mientras me pongo algunas carreras para motivarme a lo Riis. Hablando de éste, el otro día enchufe el grandioso documental “Overcoming” y disfrute de lo lindo. Hay que reconocer que Bjarne puede ser de todo: exigente, neurótico, tramposo, negrero, fabricante de campeones… ponedle una etiqueta; pero es un gran tipo. Su forma de dirigir CSC primero y Saxo Bank después es el modelo a seguir por casi todos los equipos Pro Tour, y que levante la mano el primero que no crea que ese modelo tan profesionalizado, a la larga, consigue resultados. Primeros, segundos y terceros puestos en la principales vueltas año tras año lo confirman.
Estos días también asisto impertérrito a la enésima moñada en la desgraciada vida de Ricardo Riccò. Sí, señores y señoras, la enésima porque el repertorio de la Cobra parece no tener fin y cada vez es más espectacular. Lo peor de ser una cobra es que, en todo caso, implica literalmente “arrastrarse”. Y él lo está haciendo como nadie antes lo ha hecho. Hace pocas fechas, el otrora deslumbrante escalador que sorprendió en el Giro y el Tour de 2008 se ha demarrado colándose en un evento amateur, el Gran Fondo Prologo-Giovanni Lombardi. Y eso a pesar de que la Federación Italiana le ha sancionado para todo tipo de competición. Esto por sí sólo no es mucho, pero la forma en que se ha colado en la carrera sí lo es. Ricardo apareció diez kilómetros después de darse la salida, saliendo de detrás de una casa y colándose en el pelotón. De ahí en adelante que nadie crea que pasó desapercibido, no; se puso en cabeza del pelotón para echar abajo una fuga y ayudar a sus amigos inscritos en la prueba… Y a pesar de los reiterados intentos de los jueces, no echó pie a tierra, sino que tiró hasta meta e incluso llegó a utilizar las duchas habilitadas por la organización. Eso es inteligencia, sí señor. No sé si Ricardo volverá a correr seriamente algún día, pero probablemente no lo hará en ningún equipo Pro Tour y Vacansoleil ya lo ha probado en sus carnes.
Otra desgracia, aunque menos paroxística, es la del equipo Lampre-ISD. ¿Cómo perder 250.000 euros en bicicletas y material? La respuesta es sencilla, trasladando por carretera todo aquello que vayas a utilizar en varias carreras de un sólo tirón, incluido la Vuelta a España. La AP-1 ha sido testigo de ello. Un incendio tras un reventón de una de las ruedas del camión logístico les ha dejado sin bicis, ni ruedas ni nada… El atasco generado por el incendio (extinguido en más de cuatro horas) fue de 20 kilómetros, aunque no hay que lamentar ninguna desgracia personal.
Siempre me digo que cuando veo coches, camiones u otros vehículos de equipos ciclistas por carretera, nadie sabe lo poco reconocido que está el trabajo de las personas que van al volante. Quiero decir que todos esos conductores hacen un trabajo imprescindible para los ciclistas, jóvenes o pros; eso es algo que hay que gritar alto de una vez por todas. ¡Bravo por los mecánicos, los soigneurs, los conductores y los acompañantes de los ciclistas! A veces incluso os jugáis el tipo haciendo vigilia para que no os roben el camión con todo dentro.
Vuestro trabajo es digno de aparecer más a menudo en los medios.

viernes, 22 de julio de 2011

No pudo ser...


Andy Schleck, un valiente de los pocos
del Tour.
Photo: © La Nación

Soy consciente de que publico esta entrada un par de días antes de que acabe el Tour del 2011 y eso puede sonar arriesgado… Si bien resta una etapa de montaña y otra de contrarreloj, me da lo mismo que la carrera la gane Thomas Voeckler o Andy Schleck. Bueno, lo mismo, lo mismo no me da… porque si os fijáis bien no he incluido en la terna al garrapata de Cadel Evans, que se ha pasado todo el tiempo jugando la sola baza de pensar que yendo a rueda y una buena crono bastaba. Veremos si me he equivocado o no…
Pero qué queréis que os diga, yo lo que veo, por encima de todo, es un gran “no pudo ser”. Alberto Contador ha sufrido demasiados agentes externos este año como para hacerse con la ronda francesa. El pinteño se ha encontrado con cantidad de elementos que le han hecho “petar” finalmente. Y si me lo permitís, en cierto sentido, es hasta deseable; estamos muy mal acostumbrados. A poco que nos fijemos lleva todo el año luchando contra su resolución con el  TAS; el  cambio de equipo; un Giro espeluznante y un cambio de calendario a última hora…  Para él, la moneda tenía que cambiar algún día de lado. Tocó el primer día de Galibier y probablemente le toque algún día más, porque es humano. Además hay que apelar a su instinto depredador, que le ha hecho intentarlo hasta el último momento, no como otros. Otra reflexión que me queda es que creo que Alberto ha tenido el mismo arrope en Astana que en Saxo (salvo contada excepción tiraban para él los de siempre, los que ya estaban en el equipo kazajo). Y que lo de la dichosa cadenita del año pasado está más que zanjado gracias a la caída de la primera etapa. Ojalá que Bjarne Riis hubiera ejercido de tirano entre los directores de equipo, en esta ocasión, como lo hizo el año pasado cuando mandó a Cancellara frenar al pelotón para esperar a Andy en la etapa de los adoquines.
Creo que lo mejor que Alberto puede hacer ahora es descansar si los señores árbitros o jueces no le quitan el sueño con una sanción definitiva. Estoy seguro de que para él será un periodo de reflexión y de tranquilidad. ¿No ha ganado este Tour? pues tampoco pasa nada… tiene muchos años por delante para volverlo a hacer (y lo hará…) Sus piernas son privilegiadas pero este año las ha utilizado como nunca. Además, Alberto no tiene que demostrarnos nada que él no considere necesario, ya lo ha hecho entre Julio de 2007 y Mayo de 2011. Y de hecho, si hubiera ganado este Tour tendría que considerarse algo extraterrestre.
Sinceramente, me desagrada el Tour que he visto este año, y no porque AC no haya podido ganar sino por lo que he visto. Demasiada lluvia, demasiadas caídas en las que se eliminaban corredores vistosos (otros no tanto) y sobre todo demasiada vigilancia entre los fuertes. Eso me ha hastiado hasta el punto de que sólo he disfrutado de los “alegres noruegos” y de la entente cordial Samu-Contador. Así pues, se va la “la grand boucle”, pero se va convertida en un rollo amuermado donde sobraron las dos primeras semanas. Lo peor es que la organización lleva unos pocos años flirteando con el desastre. De seguir así, la típica estructura de semana llana, semana de media montaña y semana de montaña va a convertir al Tour en el mejor aliado de las siestas para el mes de Julio. Sobre todo porque la Dauphiné ya concentra todo eso en una semana y lo hace poco antes de la gran ronda. Precisamente, el domingo pasado en “Le Figaro”, publicaban un artículo que, traducido al español, titulaba ¿Por qué el Tour no arranca? Y es que hasta la tercera semana ha sido así, un no arrancar. Hemos disfrutado de algún destello de Gilbert, sprints descafeinados (queda París…) y sobre todo, dos grandes exhibiciones; la de Samuel Sánchez y la de Andy Schleck. La discutible “poco caballerosa” escapada de Voeckler ha creado una situación cuanto menos, rara. Un tour atípico donde los oponentes no tiran a degüello para gastar al equipo del líder (se suponía que sería el Saxo Bank o el Leopard, pero al final ha sido Europcar) sino a un español que asusta demasiado por su palmarés. Lo curioso del artículo de “Le Figaro” era que presumía de orgullo nacional. Si Voeckler ha sido el líder durante tantos días se debe a que el ciclismo de ahora más limpio, dicen.
Menudo papelón como caiga algún galo bajo la lupa de los vampiros…

domingo, 19 de junio de 2011

Racaneo en Helvecia


Damiano Cunego, el Principito
que quiso y no pudo.
 Photo: © Timm Kölln
Por fin se ha acabado el Tour de Suiza y he confirmado lo que venía pensando cada día que avanzaba la carrera: Menuda sarta de tendencias del ayer y del mañana en cuanto a comportamientos en la carretera. Por un lado, detesto que haya corredores que jueguen tanto con la calculadora cuando hay una contrarreloj con la que ponerse de líder el último día. Por otro, entiendo que cada uno es especialista en una cosa debe jugar sus cartas como mejor le parezca. Pero no sé... creía que el brillo era otra cosa; hambre de atacar y de lucirse, de querer ganar una etapa en vez de ganar una vuelta sin que salgas en la tele...
Y es que los organizadores a veces no atinan enlazando etapas. Bien podían haber empezado por las llanas y luego la montaña, pero claro, eso se ya hace demasiado en las tres grandes y hay que cambiar de tercio. Leipheimer, Horner y otros de ese estilo, son prospectores de petróleo en este tipo de planteamientos. Rácanos y tapados como níscalos. Sin esforzarse, al contrario, economizando y prefiriendo no aparecer demasiado. Repito que tiene merito aguantar el ritmo de los más fuertes en la montaña, es evidente. Pero si amas este deporte piensa en cómo te gustaría que te recordasen... Me quedo antes con cabalgadas en solitario o ataques que no llegan a meta que con Vueltas de varios días ganadas "in extremis" contre la montre.

Se me olvidaba que esto está hecho así por si Cancellara.... En fin, amigos de Suiza, que ha salido rana aunque vuestro vecino Cunego lo sabía desde el principio. Tenía miedo desde que llegó con Peter Sagan a Grindelwald y a pesar de eso le aplaudo. No lo ha hecho nada mal tratando de ser incisivo aunque el pobre Damiano ya no es el que era, sino un destello del aquel Principito Cunego.
Este Tour de Suiza ha ido de más a menos. Lo mejor, sin duda, el escenario. Las montañas y localidades de meta estaban llenas de trampas, como gusta ahora, pero con seguridad (al menos eso me ha transmitido este Tour de Suiza, seguridad y organización).
Como ejemplo de lo freak que resulta a veces el Ciclismo me quedo con Hushovd y Barta; vaya dos... Al campeón del mundo le diría que no entiendo cómo puede tener el equipazo que tiene detrás de él si lo que le gusta es chupar rueda ajena (especialmente la de Leopard, que manía). Rabobank también debería de hacerse mirar lo de Mollema, que ya estamos con la tontería de esperar a los corredores que tienen un problemilla cuando la carrera está lanzada... Y qué decir de Barta (NetApp), escapado con Ventoso, Marycz y Paolini. Eso va para cum laude. Mira chato... No digas que la bici te iba mal y por eso no dabas relevos, porque hace un rato te has caído y luego has recortado la diferencia hasta meterte de nuevo que da gusto... Ya van al menos dos veces que este año alguien prefiere borrarse de la escapada con tal de que un chuparruedas no le dispute la meta.

Yo te endiendo, Fran.

domingo, 5 de junio de 2011

Manifiesto...




Gerard Vroomen, el co-fundador
sabio de Cervélo
Hace ya una semana de la victoria de un tal Alberto Contador en esa ronda italiana llamada Giro d'Italia. Dicen que ha sido una de las mejores de la historia, para mí sólo en parte, porque el dominio del pinteño ha sido tan abrumador que nos queda la sensación de que o bien es  E.T. o el resto son muy mortales. Nuestro querido compatriota (aunque le nieguen un himno decente cada vez que quiere sentirse arropado) está llamado a ser seriamente uno de los más grandes de la historia (si no lo es ya...) Pero esta semana, más allá del Giro y de la posible participación del "campeonísimo" en el próximo Tour, a mi me ha llamado la atención una serie de declaraciones provenientes de gente que ve el Ciclismo desde el lado que no es el sillín. Llámense ex-corredores, fabricantes de bicicletas, médicos y abogados.
Cualquiera que se precie puede opinar de este deporte que tanto nos encandila pero, diablos... cada vez más las opiniones parecen sentencias o cátedras en vez de simples opiniones. En primer lugar está todo lo relacionado con Lance Armstrong y sus posibles trasiegos con sustancias prohibidas durante su (afortunadamente) extinguida trayectoria. Ok, estoy de acuerdo en que los jueces de Estados Unidos se toman muy en serio el perjurio y el honor, pero a este paso lo que van a conseguir es que haya más de una empresa o iniciativa que no quiera seguir adelante con la fundación Livestrong, por recelos. Y ese legado, en particular, a mí sí me vale tanto como un Alpe d'Huez o un podio en París. El futuro del texano pinta sombrío... Lo grave no es si se dopaba o no, según Landis o Hamilton, lo grave es si trasciende que la UCI pudiera haber tapado algunos posibles positivos en sus muestras de orina.
En cuanto a lo concerniente con los fabricantes, me asombra Gerard Vroomen (cofundador de Cervélo). Lo suyo ya es de "a evangelio por día". Sigo su blog personal con detenimiento y entiendo que haya renunciado a su cargo de máximo directivo de la empresa canadiense. Desde luego que si yo fuera tan incendiario como él también renunciaría a mi posición para no dañar la imagen de mi empresa, muchas de las propuestas engloban un profundo cambio del sistema. Entre otras... la eliminación de los coches de equipo en  las carreras (sólo neutros a lo sumo). En cyclingnews.com ya han publicado una replica en relación a sus declaraciones sobre el doping que a más de uno le sonarán mal, pero para mí algunas son ciertas. En caso de positivos "aclarables" se sobreprotege a los corredores de una manera muy nacionalista. Cada país defiende a los suyos, es lo normal, pero no lo es menos que el ciclista queda manchado pruebe o no su inocencia durante toda esa serie de procesos cruzados.
Vroomen ama el Ciclismo de una forma particular y visceral, lo ama desde todos los puntos de vista: es practicante ocasional, ingeniero y fabricante, dueño "a pachas" de una empresa de prestigio, ex-dueño de un equipo pro-tour... En fin, sabe de lo que habla, de eso no cabe duda, pero a poco que lo leas te dejas encandilar sus ideas incendiarias y esto no encaja con la filosofía actual del Ciclismo. El deporte de las ruedas finas está anclado por organismos fuertemente gobernantes y  hay demasiados intereses en juego; de la UCI, de los medios, de los sponsors, de los directores de equipo.... En fin, que está muy bien tener un punto de vista tan libre y tan rompedor como el de Vroomen, pero a la hora de escribir un verdadero "manifiesto" vigila bien las espaldas si no quieres que te acuchillen antes de tiempo.

Por último, vuelvo a la tierra y recuerdo que esta semana se han cumplido diez años de una fecha muy especial, al menos para algunos. Quiero rememorar la bonita victoria de Jorge Capitán en aquella Urnieta-Bakio de la Euskal Bizikleta de 2001. Jorge, a lomos de su "flaca" del Relax-Fuenlabrada fue capaz de escaparse con unos pocos y llegar a meta por delante de Cristian Moreni y un tal Serguei Ivanov (al ruso le esperaba un brillante futuro pero Jorge se la lió ese día). Más tarde corrió la Vuelta a España de 2001 muy dignamente junto a Benjamín Noval entre otros, Nácor Burgos y ese tal Flecha Giannoni que anda por ahí en Flandes cada año. Y aunque tanto él como su hermano Carlos no han sido de los ciclistas más laureados y longevos del pelotón, desde luego que tienen motivos para estar más que satisfechos, han formado parte del Ciclismo profesional, un sueño cumplido para ellos.
Jorge sigue siendo uno de esos buenos guerrilleros de fin de semana; ¡Ay! del que se engancha a su rueda bajando desde Colmenar... Y es que es así de caníbal con bici, sin bici, con pala de pádel, a la petanca o las canicas... Está dotado ese gen llamado "facilidad para machacarte" en cualquier deporte.
Puede que fuera en mayo de 1992 cuando le oí hablar por primera vez de su Vitus mientras empuñaba un Bicisport en el que salían Bugno e Induráin (de rosa por primera vez). Lo siento pero tengo memoria para esas cosas... Eramos compañeros de clase harto gamberros, y lo interesante no es que fuera él quien me enganchó a seguir la era del navarro de Villava sino que me hizo descolgar aquella Andrino (montaje Zeus-Campagnolo) con los cambios en el tubo diagonal que había tirada en el garaje de mi padre. Desde ese momento me enganché a las "flacas" aunque nuestros caminos se separaron al acabar el colegio. Luego le encontré de chiripa hace dos años en una playa de Cádiz y ahora le escucho mientras trato de ser un chuparruedas digno o vamos en paralelo...

Se aprende un huevo!!!

martes, 24 de mayo de 2011

Sin más..

XAVIER TONDO VOLPINI

1978-2011













QUE DESCANSES EN PAZ AUNQUE LA VIDA NO TE HAYA DADO NI LA MITAD DE LO QUE TÚ LE DISTES...

lunes, 9 de mayo de 2011

El Giro también debe continuar...


Wouter Weilandt junto con sus compañeros del
Leopard-Trek celebra el cumpleaños
de Oliver Zaugg el 9 de Mayo de 2011
 © Team Leopard-Trek
Es una pena que hoy no podamos celebrar la grandísima victoria de un compatriota en la carrera que a priori se presentaba como la más espectacular de la temporada. Si nos atenemos a lo puramente deportivo, Ángel Vicioso ha triunfado a lo grande, ganando una etapa con trampa en los kilómetros finales mediante un sprint de manual. Sin embargo, lo que podía ser una gran noticia, para todos los que amamos el ciclismo, se queda en tristeza y se empaña con el fallecimiento de Wouter Weilandt.
El corredor de Leopard Trek no tenía más de 26 años y llegaba este año al equipo para seguir creciendo y realizando cositas después de pasar por Quick Step ayudando a Tom Boonen en mil y una batallas. Un ciclista aún en progresión, aguerrido y polivalente; prometía grandes cosas aunque él mismo sabía cuales eran sus metas. Pero, por desgracia, una caída horrible en un descenso no demasiado técnico le ha privado de llegar a la de Rapallo, muy cerca de Génova y de seguir haciendo lo que más le gustaba; Ciclismo.

Ya llevaba mucho tiempo pensando en un pequeño tributo a todos los que se dejan la piel en la carretera mientras montan en bici, pero hoy me viene a la mente lo que se le puede pasar por la cabeza a cualquier chaval que se mete a correr y aspira a ganarse la vida con la "flaca". Y supongo que cualquiera podría responderme lo mismo, que a veces el riesgo puede tener un precio elevadísimo pero no es nada comparable a una victoria, o disfrutar del viento pegándote en la cara, incluso pillar una pájara pero poder contarla en el bar. En definitiva, rodar con tus colegas (picarte incluso para superar miedos) y ganarte la vida haciendo lo que más te gusta: montar en bici.
Es entonces cuando no dejo de decirme que a esos chavales de Sanse u otras escuelas (a los que veo pedalear siempre con buena cadencia en mis rutas) o a los amateur de Copa de España que son tan combativos... los admiro tanto como a los profesionales del Pro Tour o los que pertenecen a equipos continentales y pasan alguna que otra penuria. Todos nos jugamos el pellejo sobre la bici cada vez que la sacamos de casa, pero desde luego que ellos tienen mucho menos reconocimiento y muchas menos visitas en sus páginas sociales que otros profesionales. Son currantes de la bicicleta por encima de todo.

A colación de las redes sociales, me quedo con la imagen que he escogido para ilustrar la entrada, porque parece cosa del destino, una sonrisa, si se quiere... que no se ha de perder. Esta mañana, los miembros de Leopard Trek celebraban el cumpleaños de Oliver Zaugg con un desayuno de campeones; muesli, fruta, arroz... (seguro que tú sabes de lo que hablo y sabrás identificarte en esta suerte de sacrificio si quieres lograr tus metas). Pues bien, Wouter está con su compañeros feliz... Desconoce su destino inminente pero sabe que va a salir a hacer lo que más le gusta; montar en bici con sus ocho camaradas y darlo todo. Y a fe que lo has dado, Wouter... aunque el circo en tu nombre que se va a generar a partir de ahora será inmenso y las polémicas sobre el elevado número de participantes de este Giro volverá a la palestra. Se quiera o no, este Giro ya ha pasado a la historia como pasó a la historia el Tour de 1995 y otras tantas pruebas escritas con sangre y sacrificio. Y sin embargo, te recordarán como lo que eras, un ciclista, porque ese era tu oficio, ciclista...

Descansa en paz y buena ruta... Tus victorias ya son inmortales.